viernes, 25 de marzo de 2016

COOPERACIÓN HUMANA. EL SISTEMA NATURAL




ORIGENES


Con el nacimiento de la especie humana y su agrupación en clanes, surgía también una estructura social simple pero efectiva de cooperación en grupo, similar al comportamiento de otras especies de mamíferos que viven en comunidades organizadas donde cada individuo posee un rol determinado.
Durante la prehistoria surgieron los primeros oficios, que aunque no conllevaban remuneración monetaria, si reportaban grandes beneficios a la comunidad, ya que la distribución y especialización de las tareas aporta un plus de efectividad a las mismas que repercute favorablemente en el colectivo y supone mayor calidad de vida también a nivel individual. La recolección y el cuidado de las crías eran sobre todo tareas femeninas, la caza y la defensa del clan de agresiones externas recaían supuestamente sobre los hombres, la rudimentaria medicina y los primeros atisbos de religiones fueron desarrolladas por los primeros chamanes que transmitían sus conocimientos generación tras generación, etc. Aunque la medicina de la época era poco efectiva por razones obvias, la religión de aquel entonces seguramente fuera más pura y realista que las actuales al encontrarse las primeras poblaciones humanas en perfecta comunión con la naturaleza. 

 Estado social y tecnológico del mundo, hacia 1000 a. C.      Cazadores-Recolectores      Pastores nómadas      Sociedades agrícolas simples      Sociedades agrícolas complejas/jefaturas      Estados
CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1578377


EL DINERO TRAJO CONSIGO UNA MALDICIÓN



Cuando se formaron las primeras ciudades fruto de esta cooperación a mayor escala, el trueque pasó a un segundo plano y se empezaron a acuñar las primeras monedas. Con la  invención del dinero nace también un sistema económico que provoca un desequilibrio del bienestar social, al otorgar poder a las personas de manera directamente proporcional al tamaño de sus riquezas. El dinero se convirtió en un monstruo difícil de manejar para las inexpertas manos humanas que trajo consigo una maldición que dura hasta nuestros días.

Tras la caída de los grandes imperios de la antigüedad sustentados en los ejércitos y la esclavitud, en Europa se instauró el feudalismo, un sistema aún más injusto fundamentado en el servilismo que llego a su fin con el renacimiento y el comienzo del capitalismo. Después vino el Socialismo, pero fracasó en su intento de alcanzar la justicia social, ya que quienes lo llevan a cabo son seres humanos imperfectos que acaban sucumbiendo al poder que ostentan, dejando que un sueño de igualdad se convierta en dictadura, y deslegitimando algo que en manos de las personas adecuadas podría haber sido un logro colectivo del que sentirse orgullosos como especie.


Stalin malogró un sistema justo al convertirlo en una dictadura del terror


HACIA DONDE VAMOS


Casi desaparecido el socialismo de la faz del planeta, el capitalismo evoluciona ahora hacia su versión más feroz, haciendo de aquella cooperación primitiva un sucedáneo a escala empresarial, donde los beneficios ya no repercuten tan directamente en el conjunto de la sociedad como en la prehistoria, sino que más bien van a parar a los bolsillos de algunos privilegiados, que además dirigen nuestros destinos a través de los políticos elegidos por nosotros mismos de manera pseudodemocrática.

Después de tantos siglos utilizándolo, el dinero está incrustado en el hipotálamo del ser humano de tal manera que somos casi incapaces de concebir nuestra existencia sin él y es por ello que nos cuesta reconocer que la organización social de los primeros hombres y mujeres fue la más justa y equilibrada que jamás hemos tenido. Quizás el mayor logro que alcance la humanidad en un futuro sea dejar de utilizar el dinero y encontrar alternativas más naturales para la distribución de los recursos.

1 comentario: