domingo, 25 de febrero de 2018

HOMO GOOGLENSIS. EL SUCESOR DEL HOMO SAPIENS





               De The Opte Project - Originally from the English Wikipedia; description page is/was here., CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org




Y CAMINAR NOS HIZO INTELIGENTES



Sabemos que nuestros antecesores homínidos, en algún momento de la historia se pusieron de pie, probablemente se bajaron de los árboles para buscar alimentos debido a algún tipo de cambio climático o sequía que afectara a la vegetación, y al erguirse y caminar a dos patas, pudieron tener una visión más extensa de su hábitat. Así los individuos que miraban por encima de la hierba alta de la Sabana, eran capaces de divisar a sus depredadores antes que los que caminaban a cuatro patas, y por lo tanto tenían un mayor índice de supervivencia que quienes no gozaban de esta cualidad.

Al quedar libres las patas superiores, las manos y su movilidad estimularon la actividad cerebral, ya que ahora podíamos crear herramientas y teníamos miles de años por delante para ensayar, es decir, fueron nuestras manos las que nos enseñaron a usar el cerebro y viceversa, luego  La selección natural hizo el resto. La consecuencia: mayor capacidad craneal.

Hoy en día sabemos que la inteligencia no se mide por el tamaño del cerebro, sino por la manera en que se conectan sus circuitos neuronales. Aun así, es evidente que el tamaño sí importa.


 

INTELIGENCIA AL CALOR DE LAS LLAMAS

Más tarde, aprendimos a dominar el fuego y esto mejoro enormemente nuestra calidad de vida, no solo sirvió para calentarnos, para iluminarnos o para protegernos de las bestias sobre todo por la noche, sino que además el fuego nos sirvió para cocinar los alimentos, y al hacerlo la comida sabía mejor y era más fácil de digerir. Los nutrientes y proteínas se asimilaban ahora más facilmente, lo cual produjo un mayor desarrollo del sistema nervioso y por consecuencia otro crecimiento de la capacidad craneana. 

Quien tenía fuego tenía un hogar, sentarse alrededor de él debía ser lo normal entre los miembros del clan. Quién sabe si las primeras historias de terror, con algún depredador natural como protagonista, surgirían en alguna de estas “reuniones familiares”. Pero también teníamos una herramienta adicional que “forjaba” las puntas de las lanzas endureciéndolas al chamuscarlas sobre las llamas, haciéndonos cada vez mejores cazadores y provocando una prosperidad aritmética en paralelo al desarrollo de nuestro cerebro.


 

¿YA ESTÁN NACIENDO LOS HOMO GOOGLENSIS?

No me hace falta ser neurólogo, para intuir que el siguiente salto se está produciendo ahora.

¿Cómo crees que nos influirá tener todo el conocimiento humano a golpe de un solo clic? , ¿Cómo afectará a nuestro cerebro saber de todo? ¿A caso no es evidente que cualquiera de nosotros hoy en día podría poseer más conocimientos que genios de la talla de Newton, por ejemplo?

 Quienes tienen acceso a google, Wikipedia o internet en general, y la sabiduría para distinguir lo verdadero de lo falso (ya que hay mucha falsedad circulando), poseen las herramientas necesarias para participar de este nuevo cambio en nuestros cerebros. No digo que vayamos a ser otra especie en un futuro, digo que internet podría volvernos más inteligentes y que nuestras conexiones neuronales funcionarían de manera más eficiente dado que tanto conocimiento disponible así lo haría posible. De igual modo que el cerebro de un taxista o el de un ajedrecista funcionan de manera acorde a su actividad, con ciertas particularidades y diferencias respecto a otros grupos de personas, es lógico pensar que al tener nociones de diferentes campos de la ciencia aprendidas gracias a la red, al poder combinar  conocimientos de física, filosofía, medicina, genética, matemática o astronomía por ejemplo, esto nos convierte en pequeños sabios de nuestro tiempo, pues tenemos la ventaja de poder acceder a esa gran enciclopedia que es internet y por lo tanto provocará ciertas diferencias en el funcionamiento cerebral del "hombre de internet".  Cuando busquemos la solución a un problema tendremos más conocimientos de los que servirnos, de igual modo que un jugador de ajedrez se sirve de su experiencia para vencer las dificultades que su rival le plantea sobre el tablero. Nuestras neuronas viajaran a más lugares, rebuscando en los rincones de nuestra memoria, encontrarán más información e imágenes impresas en nuestro cerebro y se convertirán por lo tanto en bólidos más rápidos y seguros haciendo que los circuitos de la fórmula 1 cerebral sean cada vez mejores.

Ahora bien, no sé si esta cualidad será transmitida de padres a hijos o si formará parte del aprendizaje desde la más tierna infancia, lo que sí sé es que los niños desde muy corta edad, antes del año de vida incluso, asimilan con mucha facilidad las novedades tecnológicas, hasta el punto de que parece que nacen sabiendo, que vienen al mundo ya adaptados a la tecnología. Cómo en la selección natural, Cómo en la evolución.


No hay comentarios:

Publicar un comentario